lunes, 10 de mayo de 2010

Churritos madrileños

Los churros y las porras son uno de los grandes inventos de nuestro país, apreciados hoy en todo el mundo. No se conoce el origen de este alimento sano y exquisito, aunque se suele situar su origen en los comienzos del siglo XIX.

El secreto para preparar una buena masa es mezclar en riguroso orden la harina de trigo, la sal, y finalmente, el agua caliente. La masa, bien ligada, se introduce en la manga churrera. Se fríen en abundante aceite, hasta que estén dorados, y se escurren cuidadosamente.

Aún tenemos buenas churrerías como “Sanz”en la calle Cervantes (de fines del XIX), “La Maja”, en la calle Luisa Fernanda, Santa Teresa, en la calle del mismo nombre, La Encarnita, en Meléndez valdés, Mingoarranz, en Felipe II,…

En la foto: "La Encarnita" En Meléndez Valdés. Foto: Alvaro Benítez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada